MICHEL NOHER EN FM DALE, ANTES DE SU PRESENTACIÓN EN VENADO TUERTO

El domingo 16 de septiembre, a las 20.30, llegará al Teatro Ideal la obra “El Hijo Eterno”, el unipersonal interpretado por el actor argentino Michel Noher, quien viene de tener una exitosa primera temporada en el Centro Cultural San Martín, con funciones a sala llena y ovacionado.

La obra está basada en la novela homónima de Cristóvão Tezza, con adaptación teatral de Bruno Lara, la pieza cuenta con la producción de Jean Pierre Noher (su padre) y dirección del brasileño Daniel Herz.

Antes de llegar a Venado Tuerto, Noher habló con FM DALE 91.1 sobre la obra, su carrera artística e incluso nos dejó algunos conceptos de su vida personal.

¿De qué se trata El hijo eterno?

Es una obra muy linda, que llega muy bien al público. La respuesta que siempre tenemos es de mucha emotividad y mucha alegría, es una pieza que invita a reflexionar desde un lugar sensible. Yo la describo como el largo camino de un padre primerizo desde el miedo hacia el amor, son 25 años de historia de un padre y un hijo resumida en una obra de teatro. Es muy fuerte, emotivo y bello, es una obra liberadora, ya que si bien habla de una relación paterno-filial, la verdad es que estás hablando de cualquier relación entre dos personas, sobre ésta dificultad que siempre tenemos en amar al otro por lo que es y no por lo que nos gustaría que sea.

¿Cómo es esto de trabajar junto a tu papá?

Es hermoso, la verdad es que trabajar junto a tu familia es un desafío. En realidad, la propuesta vino de parte de él (su padre, Jean Pierre Noher), yo no había visto la obra hasta que la leí y quedé realmente fascinado. Me emocioné con tan solo leerla, después me pregunté cómo hacer carne todo esto y entonces se me presentó un desafío enorme que quise aceptarlo. Además, me pareció bien el espacio que él decidió ocupar, que es el de productor, donde mantiene una distancia suficiente y a su vez una cercanía necesaria como para poder trabajar juntos.

¿Al tratarse de un unipersonal, cambia según dónde estés, de acuerdo al público?¿Es diferente la relación o lo que se presenta en la obra según la gente?

Totalmente, porque la obra es un relato, una de las cosas más antiguas del teatro, entonces hay algo en ese sentido donde hasta se arma un diálogo con el público, uno le está contando a la gente que está ahí, presente, entonces es una respiración colectiva que se va armando en el lugar. Para mí varía mucho según el lugar, y eso tiene que ver con el espacio, cada teatro tiene su propio espíritu y genera su propio clima. Hay lugares donde la obra se hace más densa, en otros, es más cómica, es extraño lo que va ocurriendo en ese diálogo pero es único y maravilloso. Eso es lo que tiene el teatro, lo que estás viendo ahí no va a pasar nunca más.

¿El personaje tiene un tema con la aceptación, algo similar con lo que ocurre con tu papel de Fidel en "Cien días para enamorarse"?

Este personaje es la historia de un padre en los años ’80s que recibe la sorpresa de que su hijo cuando nace tiene Síndrome de Down, algo que él no esperaba, más en esa época, en la que no se sabía el sexo, mucho menos si tenía alguna situación genética. Entonces es una sorpresa enorme y a partir de eso, empiezan los miedos y las dificultades.

A diferencia del personaje de Fidel, es que en la obra vemos a un padre enfrentado a circunstancias externas, mientras que en la tele lo que le ocurre son circunstancias internas, porque se siente enamorado por primera vez de un hombre. Por lo tanto son distintos tipos de aceptaciones, aunque los dos hablen de las dificultades que tenemos en aceptar.

¿Podemos decir que Fidel, tu personaje en "Cien días para enamorarse", se puede comparar con Merlí (el profesor de la serie española homónima)?

Encantado con esa comparación, ojalá que sea así. El aula si bien es un tema recurrente, hacía mucho tiempo que no se utilizaba y la referencia inmediata es Merlí, y si vamos más atrás en el tiempo podemos encontrar la Sociedad de los poetas muertos (película). La verdad es que si logramos captar algo de ese espíritu, sería maravilloso.

Siguiendo el hilo de tu personaje de Fidel, ¿Michel lee, puede asistir a una charla de literatura?

Me encanta la lectura, me interesa la literatura en general de cuentos, poesías, textos, filosofía. Soy bastante ecléctico en lo que leo, paso de un autor a otro con mucha facilidad. Siempre hay un libro en la mochila y otro al lado de la cama.

Además de la obra teatral y tu papel en televisión, dentro de un tiempo se estrenará en los cines "El desentierro", una película que grabaste en España junto a Leonardo Sbaraglia. ¿De qué se trata?

Creo que es un peliculón, todavía no la vi pero mientras la hacíamos esa era la sensación. Es la historia de un hombre que vuelve a su pueblo del que se había ido muy joven y que por distintas circunstancias decide saber qué fue lo que ocurrió con su padre que había desaparecido 20 años atrás. Precisamente, Leonardo Sbaraglia interpreta a mi padre, la historia ocurre en dos tiempos, por un lado es este joven buscando su identidad y su pasado; y por otro lado, a medida que se va enterando de cosas, vamos viendo la historia del padre y qué fue lo que realmente ocurrió. Algo muy loco que nos pasó, es que actuamos en la misma película pero no tuvimos la suerte de grabar juntos, compartimos un montón de momentos de filmación, pero no escénicos.

Hablando de desentierro y teniendo en cuenta que naciste en Bariloche, ¿volvés cada tanto o con toda esta vorágine laboral se te complica?

Estaba yendo cada vez menos, pero casualmente este año ya pude ir tres veces y el fin de semana que viene vuelvo para presentar “El hijo eterno”, lo cual es una alegría enorme. En principio íbamos a hacer una función, se llenó, por lo que agregamos una segunda función con mucha expectativa.

¿Cómo hace Michel para dedicarle tiempo a Antón (su hijo), teniendo en cuenta todo el trabajo que tenés?

Se hace, es así, no hay dudas de eso. Puse limitaciones respecto a las giras que tienen con eso, con no dejar de tener tiempo de poder disfrutar de mi hijo. De hecho lo voy a llevar a Bariloche, y mientras haga las funciones va a estar con la abuela (la mamá de Michel).

Por último Michel, invitá a la gente al teatro…

Muchas gracias por esta charla hermosa, en este maravilloso día. Todos serán bienvenidos, los que se acerquen la van a pasar realmente muy bien y se van a llevar una valiosa experiencia a la casa.

ESCUCHANOS EN VIVO