BEATIFICACIÓN DE EVITA: MONSEÑOR MARTÍN DIJO QUE ES UNA PROPUESTA LEGÍTIMA, PERO NO SENCILLA

La Confederación General del Trabajo (CGT) envió una carta al Vaticano para que el papa Francisco beatifique a Eva Duarte de Perón. Consultado sobre esta posibilidad en una entrevista concedida a Canal 3, el arzobispo de Rosario -oriundo de Venado Tuerto- Eduardo Martín expresó: “Pedir, todos podemos pedir. La beatificación no es un procedimiento sencillo, mucho menos rápido”.

Para que a una persona se le inicie el camino para su canonización, en primer término, un sacerdote debe presentar el caso formalmente ante el Vaticano. “La Iglesia tiene un procedimiento para esto, que debe hacerse ante la autoridad eclesiástica correspondiente. Después es ella la que juzga si se dan o no las condiciones para iniciar un proceso”, expresó.

"Antes de ser beato, al postulante hay que declararlo como siervo de Dios. Para esto, debe realizarse un estudio de las virtudes ejercidas en grado heroico, rectitud de doctrina, si ha escrito algo o ha hecho discursos si son coincidentes con la fe”, amplió Martín.

Si la persona llega a superar esa primera parte del proceso, se la puede considerar como 'venerable', y en ese sentido, se le debe atribuir la realización de un milagro. Posteriormente, para ser declarado santo, se necesitan dos milagros. Sin embargo, si la persona fue reconocida como mártir, el Papa puede obviar el milagro.

Sobre el caso de Eva Perón, fuentes vaticanas consultadas por Infobae, aclararon que "el cristiano es mártir si muere matado, no por enfermedad" y que la causa no se resuelve "por aclamación popular".

Acerca de la decisión que tomó la central sindical, monseñor Martín se mostró "sorprendido", y agregó "por parte de la Iglesia, los santos son modelos a seguir en la vida e intercesores. La razón debe ser religiosa, no de otro carácter”.

Cabe recordar que en 2017 el Papa Francisco introdujo un nuevo motivo para iniciar el proceso de beatificación y su posterior canonización e incluyó aquellos que "con la intención de seguir al Señor, impulsados por la caridad, han ofrecido heroicamente su propia vida por el prójimo, aceptando libre y voluntariamente una muerte cierta y prematura".

Por útlimo vale mencionar que el cura Brochero tardó unos 90 años en conseguir el título, mientras que el obispo Enrique Angelelli, 40 años.

Fuente: Rosario 3, Infobae y FM DALE 91.1

ESCUCHANOS EN VIVO